Generar electricidad a partir de bacterias

Generar electricidad a partir de bacterias

Siempre me fascino poder crear energía a partir de la nada, que sea a partir del sol, del viento, del mar o de las aguas subterráneas y estoy convencido que las generaciones futuras encontraran nuevas formas que acabaran revolucionando el mundo entero y cambiaran nuestra forma de vivir.

Hay 2 grandes principios para generar electricidad ‘verde’, aprovechar la diferencia de potencial entre 2 placas como es el caso con los paneles fotovoltaicos o transformar un movimiento en energía como es el caso con los molinos y todos los sistemas existentes utilizan uno de estos sistemas o una combinación de los dos.

Los cerebritos de la Wysse Institute (Harvard) han inventado un nuevo tipo de generador eléctrico que combina esporas bacterianas y vapor de agua aprovechando una peculiaridad de las esporas de Bacillus Subtilis que permite aprovechar sus movimientos o mejor dicho, sus hinchazones para generar electricidad.

El prototipo funciona aprovechando el movimiento de una lámina de caucho recubierta de esporas en uno de sus lados. Cuando la lámina está en un ambiente húmedo, las esporas se hinchan como si fueran globos y cuando la humedad desaparece, las esporas toman el aspecto de pasas de uva en cuestión de segundos. Este movimiento de contracción es suficiente para doblegar la lámina de caucho (ver vídeo abajo) y el movimiento se puede transformar en electricidad.

La idea de aprovechar el movimiento natural de materiales biológicos no es nuevo pero hasta entonces, no se había descubierto un material que podía cambiar de estado tan rápidamente y virtualmente al infinito, los Bacillus Subtilis resisten a todo tipo de tratamientos desagradables como el fuego, ácido, congelación, presiones extremas, …

Las esporas son tan resistentes que humedecer una libra ( +/- 453 gramos) de esporas secas generaría suficiente fuerza para levantar un coche a un metro del suelo es decir que son extremadamente resistentes y esta tremenda fuerza podría activar mecanismos pesados simplemente echándoles agua.

Seguramente llevara tiempo para pasar de un prototipo de laboratorio hasta un generador autónomo con la capacidad de abastecer una casa pero el potencial esta aquí, funciona y no produce ningún tipo de emisión nefasta. Es sin duda una fuente de energía con la que podremos contar en el futuro.

Compartir

Con Nimble tendrá los dedos conectados

Con Nimble tendrá los dedos conectados

Todos los que han participado a una presentación, reunión de trabajo o conferencia se han dado cuenta de que fuera de la presentación PowerPoint (o slideshare), del tablero con papel o del punto laser, no existen muchas formas de meter un chispa de vida en la parte ‘animada’ de la presentación.

Un amigo de marketing me decía que para estar seguro de que una información sea absorbida, hay que repetirla 7 veces pero el factor lúdico puede permitir reducir las repeticiones.

Paseando por IndieGogo vi un dispositivo conectado, y por una vez no es un anillo, que permite controlar a distancia un ordenador, Tablet, televisión y por extensión todo tipo de pantalla conectada con el o los dedos que llevan el dispositivo.

Nimble (ágil) es un dispositivo de control de gestos que se adapta a los dedos del usuario. Esta tecnología de control de gestos convierte la distancia (hasta 4,5 metros) que hay entre el usuario y la pantalla en una área de control altamente interactiva.

El sistema funciona de un modo conocido : una base wifi está conectada a la pantalla que se quiere controlar. La base detecta cada movimiento del dedo conectado del usuario que se convierte en un ratón/mando a distancia.

Al principio hable de presentaciones porque me parece el evento ideal para usar Nimble pero como reconoce hasta 8 usuarios a la vez, puede también ser adecuado para el juego entre amigos, la modelización 3D, el trabajo en grupo en un proyecto de arquitectura y los cascos de realidad aumentada.

De momento reconoce 9 movimientos genéricos (abrir, cerrar, zoom, …) pero todavía es un proyecto y solo recaudaron el 4% de los 50.000 USD requeridos para dar el paso siguiente : la producción.

El precio no es abusivo, por 79 USD el participante recibirá 2 nimble, un receptor USB y el software a partir de abril de 2015. En el futuro, este tipo de dispositivos de reconocimientos de gestos serán tan habituales que nos preguntaremos como hacíamos cuando no los teníamos.

Nimble

Nimble

Compartir

Simplificar el derecho al olvido en Google y Bing

Simplificar el derecho al olvido en Google y Bing

Desde que existe el formulario de derecho al olvido, Google recibió más de 91.000 demandas por un total superando 328.000 URLs. De este número, solo el 53% está retirado de los resultados de búsqueda en Europa – siguen visibles para el resto del mundo -, el 15% de las demandas necesitan más informaciones y el 32% simplemente seguirán visibles.

El ranking por países es :

  1. Francia: 17.500 peticiones, solicitando la retirada de 58.000 URLs
  2. Alemania: 16.500 peticiones, solicitando la retirada de 57.000 URLs
  3. Reino Unido: 12.000 peticiones, solicitando la retirada de 44.000 URLs
  4. España: 8.000 peticiones, solicitando la retirada de 27.000 URL
  5. Italia: 7.500 peticiones, solicitando la retirada de 28.000 URLs
  6. Holanda: 5.500 peticiones, solicitando la retirada de 21.000 URLs

Uno de los mayores problemas es distinguir entre demandas racionales y justificadas que pueden ser atendidas y otras que carecen de argumentos o que simplemente se asimilan a spam. También entra en la ecuación el derecho a la información así que no es nada simple y al momento de rellenar el (largo) formulario, más vale cruzar los dedos.

Hay 6 motivos principales para pedir una retirada de resultados : invasión de la privacidad, insultos/difamación, usurpación de identidad, procedimiento penal, presunción de inocencia y reputación. Por cada uno, hay que dar explicaciones y si todo el mundo no tiene cientos de resultados conflictivos, hay profesionales más expuestos que otros (jueces, médicos, políticos, empresarios, …) que pueden sufrir de contenidos ‘hechos a medidas’ para desacreditarles o simplemente porque quieren borrar datos antiguos que no tienen relevancia con sus presentes.

Pedir a Google borrar informaciones es un proceso largo por eso, un gran operador de gestión de reputación en línea lanzo un servicio (gratuito) que permite a todos simplificar mucho las cosas.

Forget.me permite al usuario buscar contenidos relacionados con su nombre en Google y Bing, identificar los contenidos problemáticos, pedir su retirada de las SERPs y lo más importante, proponen varios ejemplos de justificaciones por cada motivo posible, todos los textos han sido redactados por expertos.

Otro punto importante, el servicio hace un seguimiento de las solicitudes, particularmente útil dado el creciente número de solicitudes recibidas por Google y que puede alargar considerablemente el tiempo de eliminación.

Como he dicho, el servicio es gratuito de momento pero dudo que lo sea siempre así que hay que aprovecharlo ahora.

Derecho al olvido

Derecho al olvido

Compartir

Electricidad sin cables por toda la casa

Electricidad sin cables por toda la casa

Si estas delante de tu ordenador y que miras a tus alrededores directos, es más que probable que ves cables, los que conectan el ordenador, la impresora, el cargador del móvil, el teclado y/o el ratón, pantalla, sistema de audio, …. Hacen falta pocos segundos para identificar a más de 10 dispositivos que no funcionarían si no estaban enchufados a una toma de corriente.

Tener una casa sin ningún cable visible ? Witricity, una start up estadounidense se inspiró de unas de las innumerables ideas de Nikola Tesla, quien llego a tener más 300 patentes, y desarrollo un sistema que permite a la electricidad viajar libremente por wifi sin tener que seguir un camino de hilos de cobre.

De inmediato se puede imaginar unas cuantas mejoras en casas y empresas, no más problemas de cables que corren por todos lados, no más caídas, mejor estética de las habitaciones y despachos, ordenadores y móviles siempre cargados como todo lo que necesita normalmente estar cargado todos los días. Esta tecnología se puede también aplicar para los coches eléctricos que no necesitarían estar enchufados para cargarse y todo tipo de vehículos y maquinas industriales que podrían también funcionar sin cables, las posibilidades son enormes.

El principio es relativamente simple, el sistema necesita un emisor y un receptor que entran en resonancia como lo hacen las radios, para escuchar su emisión favorita hay que entrar en resonancia con las vibraciones del emisor para poder recibir la información pero con la diferencia que aquí no se trata de ondas habituales sino de un campo magnético.

witricity

witricity

Durante el último CES, la empresa presento una especie de funda para iPhone 5 que permite al teléfono cargarse de forma inalámbrica, esto implique que la tecnología esta suficiente desarrollada como para ser muy útil pero falta todavía unas mejoras ya que la distancia entre la base emisora y el dispositivo no puede superar los 2,5 metros.

Como todas las tecnologías novedosas, hay un par de preguntas todavía sin respuestas, la más obvia siendo ¿ qué consecuencia por la salud ? Difícil de decir de momento porque si es verdad que los campos magnéticos tienen influencias sobre los pájaros y aves no se puede extrapolar si habrá consecuencias nefastas para la salud pero la frecuencia seria, según dicen, comparable a la del wifi.

Quedan muchas preguntas pero es más que probable que este tipo de tecnología sea tan común en las próximas décadas que los niños no podrán creer que televisión y ordenadores necesitaban cables para funcionar.

Compartir

Si respiras, hablas : la extraña invención de un joven de 16 años

Si respiras, hablas : la extraña invención de un joven de 16 años

Al principio creía que era una tontería absoluto, hablar con las narices y porque no cocinar con los ojos ? Pero resulto que si era verdad, el joven Arsh Shah Dilbagi de tan solo 16 años que también fue uno de los 15 finalistas de los Google Science Fair logro convertir la respiración en sonidos.

Un 1,4% de la población mundial sufre de una enfermedad, trastorno, parálisis que le impide hablar y necesita un dispositivo CAA (comunicación aumentada y alternativa) como Stephen Hawking que tiene un sistema que convierte el movimiento de sus ojos en sonidos pero es un proceso muy largo.

Con más de 7000 millones en la tierra, 1,4% representa casi 100 millones de personas, más que la población total de España y de Colombia reunida. Existen varios dispositivos CAA en el mercado pero cuando el usuario no puede utilizar sus manos para teclear, el precio de estos dispositivos se disparan y quedan fuera del alcance de la mayoría de los necesitados. El aislamiento social que resulta de no ser capaz de comunicarse fácilmente tiene una consecuencia ‘estadística’ directa, una vida 20 años más corta.

El reto de Arsh Shah Dilbagi era de crear un aparato barato, rápido y transportable para reducir el porcentaje de personas que no pueden acceder a un dispositivo CAA pero no fue un camino fácil, tardo más de 1 año buscando, diseñando y haciendo prototipos hasta crear el dispositivo final que cumple con los objetivos del principio.

El dispositivo se llama simplemente TALK. Una parte es una caja del tamaño de un Smartphone de 5 pulgadas con un altavoz en su centro y la otra parte es una especie de tubo que se ubica justo delante de la nariz (o del a boca) y que puede interpretar las respiraciones como si fueran código morse. Por eso, el usuario deberá aprender a controlar su respiración para codificarla letra por letra y las ‘impulsiones’ están interpretada por la caja que sirve de sintetizador vocal.

El precio final del aparato es de tan solo 80 USD (+/- 62 €uros), nada en comparación de los miles de dólares que cuestan las soluciones eye tracker como tiene Stephen Hawking.

Sin embargo y a pesar de haber sido uno de los finalistas del GSF, la campaña indiegogo que emprendió a penas logro recaudar un 2% de los fondos necesarios para empezar su startup, espero que encontrará otros caminos de financiación.

Compartir