Esta entrada tiene más de 24 meses,
quizá las informaciones que contiene no siguen vigentes.

Aprender a pronunciar bien el ingles

Aprender a pronunciar bien el ingles
Lectura : +/-3 min

 

Aprender idiomas es un plus para poder encontrar trabajo en el futuro (o en el presente!) pero tambien para mejorar sus conocimientos de otras culturas y poder comunicarse con otros que no piensan necesariamente como estamos acostumbrado.

En la escuela, los alumnos tienen primero que tragarse una tonelada de libros y ensayar sus dotes vocales antes de pasar la prueba del fuego, el primer viaje al extranjero solo o con compañeros.

Es la ocasión perfecta para darse cuenta de que lo que se aprende en un aula es una cosa y que la vida real es otra, la gente habla rápido y raras veces se detiene para hacer el esfuerzo de entenderte si no pronuncias bien su idioma y creo que no hay ningún país ni más severo ni más clemente que otro, somos todos un poco capullos al momento de hacer esfuerzos.

Doy clases de Francés y me entere desde tiempo que lo más importante no son los conocimientos técnicos sino el acento de la persona que habla pero si es fácil aprender el aspecto ‘científico’ de un idioma, el lado ‘artístico’ suele ser el más complicado de entender y no es una cuestión de inteligencia sino de cómo nuestro cráneo está formado por sorprendente que parezca.

Volviendo al inglés, una start up desarrollo un casco un poco especial – pronounce – con un micrófono y 2 auriculares de conducción ósea cuyo objetivo es únicamente mejorar la pronunciación del inglés. Al pronunciar inglés, el portador del casco oirá, cada vez que no está pronunciando con el tono correcto, un filtro sonoro que le indicara como debería haber pronunciado.

Visto así parece una locura, quien puede oírse y prestar atención a una voz que le corrige al mismo tiempo? Pues esto es la ventaja de la conducción ósea, el sonido se oye perfectamente pero no produce ruido, al dejar los oídos libres no cubre los demás sonidos y no resulta molestaste. Este sistema permite educar el oído y el cerebro de un adulto a fonemas extraños o para citar un alumno mío, fonemas ‘antinaturales’.

Sin embargo no se trata tampoco de la varita mágica de Harry Potter y habrá que practicar un poco todos los días y de forma seguida para que la ocurra la magia. Los estudios realizados han demostrado que el tiempo de aprendizaje es divido por 2 y que cuesta menos esfuerzos y me lo creo sinceramente.

El casco cuesta unos 150 €uros, puede parecer caro pero por un alumno que toma clases de forma intensiva, puede ser amortizado en menos de 2 meses o puede servir también a un profesor como herramienta adicional para enseñar un idioma.

De momento, solo existen cascos para aprender el inglés y no hay pistas que indican que van a crear otros cascos para facilitar el aprendizaje de otros idiomas.

Quizá te guste

Compartir