Esta entrada tiene más de 37 meses,
quizá las informaciones que contiene no siguen vigentes.

Después de los nanomateriales unos científicos crean los nanozumos

Después de los nanomateriales unos científicos crean los nanozumos
Lectura : +/-4 min

 

Investigadores de la Universidad de Buffalo (UB) han desarrollado lo que ellos llaman un “nanozumo”, que cuando se ingiere permite a los médicos ver imágenes claras del intestino delgado en tiempo real.

Los médicos ya tienen muchas herramientas de imágenes a su disposición para examinar varias partes del tracto digestivo desde la garganta hasta el colon. Estas incluyen técnicas invasivas como la endoscopia y colonoscopia y técnicas no invasivas, como la ecografía, la resonancia magnética y los rayos X que pueden o no implicar tragar un líquido que contiene bario u otros materiales que radio-opacos.

Incluso existe una cápsula con videocámara que puede grabar vídeos a medida de su recogido a través del tracto gastrointestinal. Ninguna de estas técnicas, sin embargo, ofrece una visión global en tiempo real de las contracciones musculares ondulatorias que muevan los alimentos a través del intestino, un proceso crucial llamado peristaltismo.

Esta nueva técnica de imagen médica promete un mejor diagnóstico de una variedad de enfermedades gastrointestinales, incluyendo la enfermedad de Crohn y la enfermedad celíaca.

Frascos de nanozumo

Frascos de nanozumo

Tal vez el mayor avance de esta técnica es que, a diferencia de otras técnicas de imagen, es capaz de monitorear lo que está sucediendo en el intestino delgado en tiempo real.

La clave de esta técnica es la ingestión de un líquido con nanopartículas en suspensión en ella, de ahí el nombre “nanozumo.” La base de las nanopartículas es de una familia de colorantes conocidos como Ftalocianina, ideales como agente de contraste pero que no son adecuados para su uso en el cuerpo humano. En primer lugar, porque no se mezclan con agua y además son toxicas y pasan del intestino directamente en el flujo sanguíneo.

Para impedir esto, los investigadores de la UB desarrollaron nanopartículas que llamaron “nanonaps” que contienen las moléculas de colorante dentro de ellos, dándole la capacidad tanto de mezclarse en el agua y pasar a través del intestino sin problemas de toxicidad.

En el informe que fue publicada en la revista Nature Nanotechnology, el equipo de la UB dio el nanozumo a ratones por vía oral y después utilizaron la tomografía fotoacústica, un tipo de imágenes de ultrasonido que emite pulsaciones laser que excitan las nanonaps. El resultado fue que las nanopartículas en el intestino podían ser visualizadas en alta resolución.

Imagen obtenida por tomografía fotoacústica

Frascos de nanozumo

Esta técnica permite por primera vez la visualización de la peristalsis, que implica la contracción de los músculos que lleva el alimento a través del intestino delgado. La capacidad de observar este proceso en los pacientes no sólo podría ayudar en el diagnóstico de las enfermedades gastrointestinales, sino también ayudar a determinar el vínculo entre la disfunción peristaltismo y varios trastornos, incluyendo la diabetes y la enfermedad de Parkinson.

Hasta la fecha, el profesor Lovell desarrollo 4 ‘sabores’, cada uno respondiendo a una longitud de onda distinta permitiendo detectar distintos problemas gástricos, y espera que los primeros ensayos clínicos sobre humanos podrán empezar en los próximos años.

Quizá te guste

Compartir