Esta entrada tiene más de 40 meses,
quizá las informaciones que contiene no siguen vigentes.

Imprimir su maquillaje con Mink

Imprimir su maquillaje con Mink
Lectura : +/-3 min

 

Una estudiante de la Harvard Business School tuvo una idea luminosa aprovechando las nuevas técnicas de impresión 3D para irrumpir en uno de los principales mercado mundial, el de los productos cosméticos.

La impresora (llamada Mink) tiene el tamaño de una impresora convencional y en lugar de tinta funciona con los mismos productos que utilizan los fabricantes de maquillaje, solo hace falta indicarle que color se quiere.

Concretamente, el usuario elige un color que vio en la web, la selecciona (con colorpick eyedropper por ejemplo)y luego rellena un cuadro en su programa de diseño (como Krita, es gratuito) y lo imprime seleccionando Mink y al cabo de unos segundos el maquillaje está listo para su uso.

Con su invención, se acaba para siempre lo de “me gusta este tono pero debería estar más claro” porque se puede imprimir cualquier color en pocos segundos.

De momento su impresora ‘solo’ permite imprimir sombra de ojos pero tiene previsto ampliar la gama para hacer cremas y seguro que acabara imprimiendo hasta barra de labios.

Mink debería costar menos de 200$, se dirige a un mercado de jóvenes (13-21 años) pero seguro que con el tiempo peluquerías, hoteles, spa… tendrán una de estas a disposición de sus clientas.

Me sorprende que las grandes compañías no lo hayan hecho antes pero aprenden rápido y quizá están ya intentando hacer la máscara de maquillaje de Lilu en el 5 elemento.

Lo más increíble es que supo sacar provecho de algo que la tecnología regala, el color, e inventar la máquina que transforma este color en un producto acabado y listo para su uso, chapeau !

Quizá te guste

Compartir