Esta entrada tiene más de 34 meses,
quizá las informaciones que contiene no siguen vigentes.

la piel electrónica : revolución para los sensores del futuro

la piel electrónica : revolución para los sensores del futuro
Lectura : +/-3 min

 

Hace algo más de 10 años, un grupo de científicos de la universidad de Tokyo inventaron la piel electrónica para los robots, era una capa que integraba sensores de temperatura y presión. Con un simple apretón de manos, el robot podía medir algunos de los signos vitales de la persona. Este primero modelo de mano con e-skin era rígido.

Pero la tecnología cambia muy rápidamente y en Japón aún más y el equipo liderado por Takao Someya han creado un nuevo tipo de piel electrónica tan fina que se puede aplicar directamente sobre la piel de un humano el objetivo siendo de crear un piel electrónica con las mismas capacidades de sensibilidad y detección que la piel humana.

Pero para pasar de algo rígido a algo flexible sin sacrificar ninguna de las posibilidades y hacer algo relativamente barato era todo un reto porque la electrónica sigue siendo hecha con materiales duros muy poco flexibles.

Uno de los elementos claves fue desarrollar una película fina de transistores, que sería el equivalente a una placa base de ordenador, capaz de recibir otros materiales como silicio amorfo (también utilizado en el mundo solar), silicio policristalino de baja temperatura, semiconductores orgánicos y nanotubos de carbono.

Esta piel electrónica tenia entonces 2 propriedades esenciales, era flexible pero también estirable sin destruirse exactamente como la piel humana. Lograron crear una e-skin capaz de estirarse un 230% y volver a su tamaño inicial sin dañar su estructura.

Las posibilidades que ofrecen la piel electrónica son inmensos, podría por supuesto aplicarse sobre la piel de quemados que perdieron la sensibilidad pero también aplicarse directamente en los órganos de pacientes enfermos y así medir y registrar informaciones en tiempo real dando un paso de gigante en la medicina.

Se podría también imaginar que en el futuro desarrollan una e-skin aún más sensitivas que la piel humana lo que permitirá a un doctor sentir el funcionamiento de los órganos internos sin tener que abrir el paciente y como no, elegir qué tipo de información quiere recibir eliminando las informaciones ‘parasitas’. los sensores de la e-skin podrían ser incorporados en objetos que entran en contacto con las personas, tales como ropa, asientos, manijas, y cinturones de seguridad, con el fin de ayudar a monitorear su salud física.

Quizá te guste

Compartir