Esta entrada tiene más de 27 meses,
quizá las informaciones que contiene no siguen vigentes.

Onion Omega, un nuevo competidor en el mundo de las placas computadoras

Onion Omega, un nuevo competidor en el mundo de las placas computadoras
Lectura : +/-3 min

 

Todo el mundo, o casi, ha oído hablar del Raspberry Pi o del Arduino, ordenadores reducidos al máximo y que se pueden comprar bajo la forma de placas bases de bajo coste, con el objetivo de estimular la enseñanza de ciencias de la computación en las escuelas pero también hay muchos mayores que juegan con para crear un montón de cosas.

Un nuevo competidor está intentando hacerse un hueco en el patio de la escuela, se trata de Onion Omega, una plataforma de desarrollo de hardware diseñada específicamente para los desarrolladores de software. Viene con Wifi integrado, es compatible con Arduino, funciona bajo Linux y permite realizar prototipos de hardware, puede funcionar con programas como Git, pip, npm y se puede programar en Python, JavaScript, PHP.

El Onion Omega tiene un procesador Atheros AR9331 400 MHz, 64 MB de memoria RAM DDR2 y 16 MB de memoria Flash. No es nada del otro mundo pero destaca por su tamaño de tan solo 28.2 x 42 mm, más o menos las dimensiones de un pila de 9 voltios pero finísima.

Como funciona en full Linux, se puede instalar OpenCV con un solo comando para agregar capacidades de reconocimiento de imagen para un dron, utilizar bibliotecas de pip o npm para convertir su termostato en cliente Twitter y un escritorio virtual está disponible para ayudar a los menos familiarizados con Linux tener una interfaz en el navegador o en app instalada más fácil de entender que una pantalla negra que espera recibir líneas de código.

Es un proyecto open source, todos los elementos se pondrán a disposición de la comunidad así que una versión de la API compatible con el ‘Onion Cloud’. Varios ampliaciones están disponibles y se pueden conectar a la base Dock para agregar capacidades adicionales al Omega, 4 de momento y añadirán varios en las próximas semanas.

Para generar interés comunitario y demostrar que la programación puede ser lúdica, proponen en la página web del lab varias aplicaciones con las que se puede interactuar en directo – pero con un jet lag bastante brutal – con varias demos como un lanzador de bola, una impresora de tweet o un brazo robotizado que se controla desde el smartphone y la comunidad puede proponer ideas para dar ideas de aplicaciones online.

Es un proyecto KickStarter que ya superó con creces su objetivo de 15.000 USD y no están muy lejos de alcanzar el segundo objetivo de 200.000 USD a 25 días del final, chapeau !

Quizá te guste

Compartir