Diseñar su casa gracias a una app

Diseñar su casa gracias a una app

En nuestro tecnológico, se puede imprimir hasta casas pero antes de empezar, más vale tener los planos.

Hace unos años, trabaje con una chica cuyo hermano es un desarrollador de mucho talento que tenía un proyecto ambicioso por un solo hombre, crear una aplicación que permite fabricar y decorar una casa virtual con mucha facilidad y recientemente lanzo la versión 2.0 que añade el aspecto comunitario al proyecto.

Casa Designer es un freemium, significa que se puede ‘jugar’ con pero sin poder guardar los proyectos ni compartirles con la comunidad. La aplicación en sí misma es terriblemente eficaz e intuitiva, unos pocos minutos bastan para entender su funcionamiento y acabar sus proyectos en menos de 1 hora.

El único límite se alcanza con la imaginación de cada uno: se puede descargar millones de muebles y elementos gracias a la comunidad SketchUp y los más exigentes pueden crear los suyos, añadir texturas y/o imágenes personalizadas a las paredes.

La ultima actualización vio también la aparición de una nueva página web que sirve de portal para la comunidad que puede perfectamente compartir sus proyectos con el resto de la comunidad – como el modelo 3D que he añadido – dejar comentarios y recuperar el proyecto para sí mismo y modificarle.

Casa Designer es la aplicación perfecta para los diseñadores que quieren enseñar a sus clientes a que se parecerá su apartamento después de una reforma – como hacen los hermanos Scott – o directamente la casa que todavía no existe.

El único verdadero problema de la app es que está disponible exclusivamente para los iPads – menos de 7 €uros para la versión integral – dejando atrás todos los usuarios Android y los que se sienten más cómodo con un ordenador desktop pero hay una buena razón: 1 solo hombre no lo puede hacer todo y si a uno de vosotros le parece interesante el proyecto y que eres desarrollador Android, seguro que serás bien recibido.

Compartir

En búsqueda de la nacionalidad del homo numericus

En búsqueda de la nacionalidad del homo numericus

De niño tenemos claro lo que somos, españoles, franceses, ingleses,… Y a veces le toca a uno de nosotros tener 2 o 3 nacionalidades distintas, la del padre, la de la madre y la del pais donde crecimos.

Los últimos 25 años la cosa cambio un poco integrando la nacionalidad cultural en la ecuación, los que vivieron o visitaron ciudades como Paris o Londres se han dado cuenta de que significa la expresión ‘ciudad mundo’, hay mucha mezcla de nacionalidades, el único factor que tienen en común es la ciudad en sí misma.

Si mezclamos tecnología y globalización obtenemos una nueva nacionalidad, la numérica, es la suma de los contenidos que consultamos y consumimos a través de la red y con un promedio de 2 horas diarias, es un dato importante.

Hoy, una extensión del navegador permite determinar cuál es la nacionalidad numérica de su usuario, da igual que este detrás de un VPN porque no se trata de saber su nacionalidad real sino más bien cuáles son sus preferencias en materia de contenidos numéricos.

Todo funciona con un algoritmo que da un resultado gráfico con las banderas de los países representativos. Claro que para llegar a esta conclusión, Citizen Ex debe colectar los metadatos para poder crear una especie de perfil usuario pero ningún dato esta enviado fuera pero los que no se sienten cómodos, el servicio os deja el control de vuestros datos que se pueden borrar. Lo más cautelosos pueden ver el código fuente en GitHub.

Para los usuarios ‘normales’ es solo una curiosidad para darse cuenta del tipo de contenido que consume – y según esto soy un 80% americano – pero para agencias gubernamentales como la NSA puede indicar quien pasa demasiado tiempo consultando contenidos ‘inadecuados’ para pinchar su teléfono vigilarle un poquito más.

Como la información es poder y que les gusta a los políticos (el poder) también podría servir para determinar el sentimiento de personas viviendo en una zona concreta, si piden su independencia pero que sus ciudadanías numéricas no lo reflejan, puede ser un indicador que todavía no están listos pero en caso contrario…

La extensión está disponible para los navegadores Chrome, Firefox y Safari, nadie se molesta más para crear extensiones para Internet Explorer ya que Edge (proyecto Spartan) esta a la vuelta de la esquina.

Compartir

Crear web responsive en linea con WebFlow

Crear web responsive en linea con WebFlow

Los CMS son bastante buenos y sirven para cualquier tipo de necesidad, de un blog personal hasta marcas internacionales muchos utilizan WordPress por su simplicidad y sus templates que se encuentran en todas partes y el codex es suficientemente explícito como para hacer lo que uno quiere. Crear una web responsive a partir de la nada puede requerir mucho tiempo si se hace programándola o muy poco utilizando un site builder como Webflow.

Los sites builder tienen una ventaja, no se necesita conocimientos de programación para crear webs de calidad y suelen ser ‘user friendly’ y WebFlow no es una excepción a la regla, más bien el contrario, funciona bajo el mismo principio que Pinegrow o Pingendo pero es más practico que el primero y más completo que el segundo.

La interfaz principal está divida en 3 partes principales, la de la izquierda contiene todos los elementos básicos que se encuentran habitualmente en una web – contenedor, columnas, bloque de imágenes,… – más la opción de añadir páginas y de ver tutoriales videos directamente sin salir de la página principal.

La parte central es de tipo WYSIWYG y se puede ver y actuar directamente en esta parte para modificar el aspecto grafico de elementos, añadir texto, eliminar elementos,…. Y por fin, la parte de la derecha, la más técnica, donde el usuario puede modificar muy fácilmente buena parte del CSS, elegir si un elemento se debe ver en todos los formatos o solamente algunos, ver la estructura de la página completa, añadir efectos y ver todas las imágenes que contiene la página actual.

WebFlow

WebFlow

La última parte útil para el usuario es la barra superior que permite simular la web finalizada (con todos los efectos activados), ver como es en los distintos formatos (desktop, Tablet, Smartphone, exportar el código o publicar el trabajo en un subdominio de Webflow o en un dominio propio.

La creación de una página web puede ser muy rápida con el sistema de arrastrar/soltar habitual de los site builder e incluso un tutorial enseña cómo se puede conseguir hacer una entera, de principio a fin, en menos de 40 minutos con un resultado bastante aceptable.

WebFlow está bien pensado e incluso el sistema de integración de formulario de contacto es bastante bien hecho cosa que no se puede decir de muchos site builder. Pero todo tiene un precio y los usuarios gratuitos no podrán hacer mucho más que probar el servicio sin poder exportar el código, la cosa se pone interesante a partir del plan de 20 USD/mes (16 USD si anual) que permite crear hasta 20 proyectos distintos de 80 páginas cada uno y de poder exportar el HTML/CSS.

La única verdadera pega del servicio es que no se puede integrar una tienda ni un sistema de venta de productos directamente desde el servicio, habrá que modificar luego para integrar una tienda de tipo Amazon u otra. Una galería de proyectos de usuarios es visible aquí.

Compartir

La forma más sencilla de compartir archivos con gente cercana

La forma más sencilla de compartir archivos con gente cercana

De vez en cuando, un servicio un poco extraño aparece en la web y hacen falta un momento antes de saber si sirve o no de algo y es exactamente el caso de QuackSpace, un OVNI 2.0 en la categoría de envió de archivos.

El servicio es más que básico, no hay que registrarse ni que escribir nada, Quack Space pide acceder a su localización geográfica y luego hay 2 botones, uno para el upload y otro para el download.

En el caso de que se quiera compartir un archivo de forma rápida, solo hace falta cargarle y todos los que están geográficamente próximos podrán descargar el archivo yendo en la página de QuackSpace.

El archivo quedara visible una hora luego de que se borre. El que envió el archivo puede también borrar el archivo antes de tiempo pinchando en el icono basura que aparecerá al lado del nombre del archivo para descartarle.

Dado que todo el mundo puede acceder al archivo y descargarle – no se pide contraseña ni nada – es más que recomendable no enviar datos confidenciales o el borrador del próximo best seller por QuackSpace.

El creador dejo pocas informaciones pero he podido ver que el límite de tamaño por archivo es de 50 Mo, poco si lo comparamos con Dropbox, WeTransfer,… u otros servicios pero más que suficiente para documentos de texto y/o presentaciones PowerPoint.

No hay ninguna información sobre el ‘alcance’ de la proximidad que se necesita para que uno pueda ver los archivos de otra pero hice un test con alguien a menos de 2 kilómetros de mi posición y no aparecía nada.

De momento el servicio puede ser una buena solución para compartir archivos con una clase, durante una reunión o conferencia con los demás presentes o simplemente para pasar un archivo de su ordenador a su Smartphone sin enviarlo por mail.

Me recuerda un poco los servicios de llamadas y videoconferencias que se hacen directamente en línea y creo que este tipo de servicio podrían llegar a pesar bastante en el futuro porque si la NSA tiene recursos para espiar servicios de importancia – como Skype por ejemplo – dudo que tengan la capacidad de hacer la misma cosa con la multitud de pequeños servicios de comunicación que aparecen cada día.

Compartir

Crear una app móvil sin pasar por una agencia

Crear una app móvil sin pasar por una agencia

Todos los negocios están interesados en tener una página web para hacerse conocer, presentar sus servicios y productos e incrementar sus ventas gracias a esto, nada extraño en absoluto.

La gran mayoría de las webs que se hacen hoy están responsive y es cada vez más raro encontrar una web no adaptada para Smartphone y Tablet, incluso los pequeños negocios de barrio suelen tener páginas webs responsive. Por eso, cuando la competencia se hace dura, mejor tener un as en la manga teniendo una app para Android e iOS además de su página web.

De momento, no hay un CMS que proponga crear una web y una app al mismo tiempo, seguro que vendrá con el tiempo pero de momento nada, son 2 cosas distintas ya que en el caso de las apps, hay que pedir a Google, Apple o Microsoft incluirla en sus respectivos ‘store’ a menos de hacer una .apk libre pero no es lo ideal para vender!

Pasar por una agencia es una solución pero el cliente no podrá arreglar el solo el contenido de su app y el presupuesto es generalmente elevado e inasumible para el dueño de un pequeño negocio además sin la certidumbre que los clientes la instalaran en sus móviles.

Para limitar el riesgo, existen servicios como BuildFire que permiten a cada uno, sin conocimientos técnicos, crear una app sencilla que se podrá encontrar en las tiendas de apps de Google y Apple.

El sistema de BuildFire funciona como un generador (o builder) con el que solamente hay que arrastrar/soltar elementos hacia una zona de creación donde no hay límites, se puede añadir tantas cosas como se quiere sin perder de vista que se trata de una app, es preferible enfocarse en un tema concreto y los distintos widgets disponibles permiten hacer lo necesario y básico como añadir textos, imágenes, videos, contacto, mapa pero también importar contenido exterior desde un RSS.

Los que quieren aprovechar su app para vender, promocionar artículos o eventos estarán encantados de ver que varios widgets permiten hacerlo como Open Table – para reservar una mesa en su restaurante -, Shopify, sincronizar un calendario externo o añadir un sistema de puntos de fidelidad para los usuarios de la app. Por supuesto, hay la posibilidad de añadir redes sociales y un widget SMARTPush permite recibir notificaciones directamente en su móvil.

El servicio es muy reciente y huele todavía a pintura fresca, si la idea es muy buena por desgracia los tutoriales son demasiados largos, en inglés y poco dinámicos, mejor enterarse por sí solo cómo funcionan las cosas! La otra cosa que me molesto fue la latencia del servicio, entre un clic y una acción en la pantalla pueden transcurrir unos segundos y en informática, un segundo es una eternidad, no sé si el servicio está siempre lento o si no he tenido suerte hoy y también es una pena que no se pueda ver apps de clientes para hacerse una idea de todo lo que se puede hacer.

A su favor, se puede crear una app de principio a fin y verla en su móvil escaneando un código QR. Si la parte creación es totalmente gratuita, la publicación y mantenimiento cuesta de 39 a 49 USD según que se elija pagar mes a mes o por 2 años, no me parece muy excesivo tomando en cuenta todo lo que puede aportar una app para un negocio o para una institución (ayuntamiento, escuela,…) y todos los planes vienen con todas las funcionalidades, no hay que pagar más para tener más.

Compartir