Esta entrada tiene más de 26 meses,
quizá las informaciones que contiene no siguen vigentes.

R3D3, la basura Hi-tech

R3D3, la basura Hi-tech
Lectura : +/-3 min

 

Hoy es el día mundial de la Tierra y para celebrar la ocasión, he encontrado un producto hi-tech que todo el mundo va a querer tener en sus oficinas y despachos, se llama ‘basura’.

Pero esta es un poco especial, tan especial que se llama R3D3 por un muy ligero parecido a su hermano mayor R2D2 bien conocido de todos los fans de la saga Star Wars.

Este cubo Hi-tech facilita aún más las cosas a los centros de reciclaje, solo hace falta tirar botellas, latas y vasos a R3D3 que se encarga de separar y compactar los envases, muchos envases: 200 botellas, 500 vasos y 700 latas.

A 4000 €uros la unidad, creo que no voy a comprarme una por mis cumpleaños pero los creadores han pensado un poco la cosa antes de crear la basura Jedi. Como la materia prima está separada del principio, el reciclaje es probable cuando en el mundo real, apenas el 1% de los vasos de papel acaban reciclados. Otro punto destacable es que todo es un negocio, incluso la basura y en este caso el valor mercantil de cada basura es multiplicado por 10 porque llega preparado y por fin, calculan que lugares públicos como estación de trenes y aeropuertos podrían llegar a equilibrar el balance en 8 meses.

R3D3 separa y compacta

R3D3 separa y compacta

Como todos los productos tecnológicos actuales, R3D3 es conectado, envía mensajes cuando está llena y hace informes para que los clientes puedan tener estadísticas de uso. Los paneles exterior de cada basura pueden también estar personalizados para informar a los usuarios del funcionamiento de la basura o como no, hacer publicidad para vender crema solar, gafas de lujo o lo que sea.

GreenCreative, la empresa detrás del proyecto, está especializada en técnicas de reciclado y de valoración de deshechos – incluido los industriales – para reducir el impacto medioambiental de estos.

Por la pequeña historia, el cubo de basura fue inventado por un prefecto Francés, Eugène Poubelle (el cubo de basura se llama ‘Poubelle’ en Francés), quien ordeno en 1883 a todos los dueños de edificios de dejar a disposición de los inquilinos 3 cubos de 40 a 120 litros, uno para los desechos orgánicos, otros para el vidrio, loza de barro, cáscara de ostra y el ultimo para los textiles.

Quizá te guste

Compartir