Esta entrada tiene más de 27 meses,
quizá las informaciones que contiene no siguen vigentes.

Un boli radiorreceptor por conducción osea

Un boli radiorreceptor por conducción osea
Lectura : +/-3 min

 

Todo el mundo tiene imaginación, unos más que otros pero al momento de hacer trampa a un examen el ser humano puede tener ideas impresionantes con el fin de conseguir una buena nota o evitar una demasiada mala y sus consecuencias.

Algunas universidades inglesas ya han prohibido a los estudiantes llevar smartwatch Y relojes durante los exámenes dado que podrían perfectamente servir de chuletas 2.0 y como algunas smartwatch se parecen mucho a relojes normales, era más fácil prohibirlo todo.

Estas medidas reducen bastante las posibilidades de ‘tecnologizar’ la forma en la que se puede tener un comodín un día de examen después de una noche o un trimestre loco pero la miniaturización y las pelis de espionaje pueden dar ideas.

Un joven a quien le gusta inventar cosas invento un bolígrafo especial que contiene un receptor radio conectado a un transmisor de conducción ósea que permite, en cristiano: percibir un sonido mediante vibraciones en la mandíbula en lugar de vibraciones del aire, el usuario solo tiene que morder la extremidad del bolígrafo para que opere la magia.

Todas las piezas existen y el producto final queda razonablemente barato, sirve para escuchar ondas radios pero los más listos podrían perfectamente fabricar un reproductor mp3 personalizado aunque si pueden fabricar tal dispositivo, son lo suficiente listos como para no necesitarlo.

Una de las ventajas de la conducción ósea es que, además de no ser audible para los demás, no cubre el sonido ambiente y no supone una distracción así que otro uso más legal seria adaptar este sistema al embudo de una mochila de hidratación y permitir al portador de la mochila escuchar música mientras está haciendo trekking, ski o cualquiera otra actividad que pueda necesitar una mochila de hidratación.

Quizá te guste

Compartir