Esta entrada tiene más de 36 meses,
quizá las informaciones que contiene no siguen vigentes.

Un dron/camara volante

Un dron/camara volante
Lectura : +/-3 min

 

Los drones me fascinan desde el principio creo que es porque de niño quería un avión radio controlado con motor de gasolina y me quede con las ganas aunque ahora no creo poder disfrutarlo de la misma manera que a los 12 años.

Parrot, que es una empresa francesa como su nombre no lo indica, es uno de los pioneros en el mundo de los multirotores a despegue vertical destinados al público. Este mercado ya no es tan ‘regular’ como al principio y buscando en la web se puede ver que a unos les gustas los drones rápidos, a otros las carreras de obstáculos, hacer películas aéreas y en el futuro veremos cómo se miniaturizan hasta tener en el bolsillo o en la muñeca como si fueran relojes.

El nuevo dron de parrot, el BeBop, está claramente enfocado en la toma de videos con un buen captor de 14 megapíxeles y se puede manejar con iPhone, Android, tablets pero no solamente y esto es una de su mayor innovación.

El BeBop tiene 2 puntos realmente destacables que le da una ventaja sobre los demás. El primero punto es sin duda su estabilizador de imágenes, integralmente software, que da la misma estabilidad a la imagen que si estaba instalada en una nacela con sistema giroscópico. La ventaja de un sistema programado en lugar de mecánico es simplemente el coste final, cuesta menos por hay menos piezas, reduce el peso del dron y aumenta (ligeramente) su autonomía en vuelo.

La cámara también anula el efecto fish-eye que deforma las imágenes lo que permite grabar imágenes nítidas y hacer zoom sin tener la impresión que se deforma la imagen global.

Pero lo que impresiono más es el skycontroller que es el mando a distancia del dron y permite dirigir el dron y también la cámara de forma independiente para enfocar en un punto preciso sin necesidad de cambiar la posición del dron y eso mola mucho! Otra cosa que permite el skycontroller es aumentar y de mucho el alcance radiocontrol hasta 2 kilómetros y por fin se puede conectar tablets o gafas tipo Oculus Rift al skycontroller para una inmersión total.

Ahora viene el momento de hablar de las cosas que no gustan mucho como el precio y la autonomía. Lo que más me fastidia de los drones es sin duda su raquítica autonomía, de 11 minutos en el caso del BeBop es decir nada, valdrá realmente la pena cuando podrán sustentarse en los aires una buena media hora. El precio, aunque no es realmente barato no me pareció tan exagerado por las prestaciones globales: 499 €uros sin el Skycontroller y 899 €uros con el skycontroller pero de momento no está a la venta y supongo que van a esperar unos días para asegurarse un trozo del pastel navideño.

Quizá te guste

Compartir