Esta entrada tiene más de 26 meses,
quizá las informaciones que contiene no siguen vigentes.

Un nuevo proceso de impresión en 3D que funciona con luz y oxigeno

Un nuevo proceso de impresión en 3D que funciona con luz y oxigeno
Lectura : +/-4 min

 

Hace 20 años, si me habían dicho que en el futuro todo el mundo podría comprarse impresoras 3D y fabricarse todo tipo de objetos y que incluso existirían modelos grandes capaces de imprimir casas enteras creo que lo habría dudado mucho a pesar de saber que existían técnicas de estereolitografía (SLA) pero que costaban una fortuna. En pocos años, el mercado ha cambiado muchísimo y no está para nada fijo, todavía hay nuevas técnicas que aparecen.

Fundada en 2013, Carbon3D acaba de salir del anonimato, revelando justamente una nueva técnica de impresión en 3D, entre 25 y 100 veces más rápido que las demás impresoras 3D, prometiendo cambiar este sector de forma significativa.

La tecnología que la compañía llama Producción Continua en Interfaz Liquida (CLIP) funciona mediante el aprovechamiento de la luz y del oxígeno para endurecer una resina fotosensible. En apariencia, suena muy parecido a la tecnología de estereolitografía pero a pesar de que utiliza los principios que vemos dentro de un proceso SLA típico, donde un láser o un proyector endurece una resina fotosensible, el proceso CLIP se aleja mucho de esta tecnología.

Los procesos de tipo SLA necesitan aire para ayudar la resina a endurecerse pero al quitarle de la ecuación, la técnica se convierte en un proceso fotoquímico que disminuye considerablemente los tiempos de producción, elimina el efecto de capas, y permite dar nuevas perspectivas al futuro de la impresión 3D. En lugar de imprimir un objeto capa por capa, lo que significa una velocidad máxima limitada como una estructura en capas ‘sedimentarias’, CLIP permite endurecer la resina de forma uniforme eliminando toda trama y dejando una superficie lisa.

CLIP VS tradicional 3D printing

CLIP VS tradicional 3D printing

Uno de los elementos fundamentales de CLIP es la parte transparente que sirve de fondo al recipiente y permite pasar a la luz y al oxígeno, un poco como las lentes de contacto. Una luz UV pasa a través del cristal y endurece la resina directamente en el centro del líquido, se podría comparar este proceso con la coagulación de la sangre, el oxígeno sirve aquí para crear una zona muerta de 1 centímetro (+/-) en el fondo del recipiente donde la resina no puede endurecer.

Esta técnica permite también fabricar objetos con varias sustancias poliméricas para crear, por ejemplo, una pelota rebotante o fabricar objetos muchísimo más elásticos que los que se pueden imprimir en la actualidad.

De momento, no se puede esperar ir al Carrefour o al Corte Ingles para comprarse una, solo existe como prototipo pero la intención es llevarla al mercado muy rápidamente por un precio todavía desconocido.

Quizá te guste

Compartir